martes, 6 de abril de 2010

Fringe: La redención


Fringe ha vuelto y lo ha hecho como mejor sabe hacerlo, con un capítulo de los que van a ser recordados durante mucho tiempo y que forman parte de esa parte serializada de la serie que tanto me gusta y gracias a la cual me he reconciliado con ella, o mejor dicho, he caído irremediablemente en su juego (rectificar es de sabios). Prueba de ello es el último capítulo que emitieron antes del parón y que con su final SPOILER el momento gusiluz (broma por cortesía de los chicos y chica de OHHH Televisión podcast) SPOILER, hizo que por primera vez terminara un capítulo de Fringe aplaudiendo.


Como algunos ya leísteis en un anterior post, mi opinión era que a pesar de los capítulos que tenían una historia común me encantaban, la otra parte de la serie que tenia que ver con los capítulos autoconclusivos no me terminaba de convencer. En esta segunda temporada la cosa no ha cambiado, hay episodios de los dos tipos y en mayor medida de los autoconclusivos pero a estas alturas ya le "perdono" esto a la serie e incluso he empezado a mirarme con otros ojos estas pausas en la historia principal.

Sin ánimo de extenderme ni elucubrar demasiado, a otras series del mismo creador (véase LOST) se las critica por plantear demasiados interrogantes que luego tardan demasiado en responder, si es que lo hacen. Sin emitir ningún juicio respecto a este hecho, Fringe consigue con este juego de episodios un ritmo tranquilo que nos sirve las respuestas sin prisa pero sin pausa, en pequeñas dosis que hacen que sea mucho más fácil entrar en la serie sin necesidad de tener todo un "Graduado en maratones seriéfilas y revisiones de capítulos anteriores" como puede pasar con otros productos. Con esto no quiero decir que sea ni mejor ni peor una cosa que otra pero Fringe tiene este estilo y cada vez me está gustando más.



En lo que se refiere al último capítulo emitido y sin querer hacer un analísis pormenorizado, solo quiero decir que me ha dejado una sensación parecida a la que me dejó el capítulo de LOST Ab Aeterno, es decir, los dos nos presentan un flashback que contiene múltiples respuestas a algunos de los temas que más nos han hecho estrujarnos la cabeza, salvando las diferencias, claro está. De hecho el capítulo no ha sido exactamente una revelación de respuestas si no más bien una constatación en imágenes de unos hechos que los espectadores ya habíamos ido montándonos en nuestra cabeza.


La peluca de Walter al mismo nivel que las de Locke en LOST

A partir de ahora habrá que ver que rumbo toma la serie pero espero que ya que la cosa parece haber tomado por fin "velocidad de crucero" no nos decepcione queriendo alargar innecesariamente el producto y que los capítulos autoconclusivos merezcan la pena ser recordados más que por sus primeros minutos.

PD: Pese a que pueda no venir a cuento, la última temporada de LOST me está gustando mucho a pesar de que pueda parecer lo contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares